Mis videos

Loading...

sábado, 30 de agosto de 2014

PORQUE SUEÑO, NO ESTOY LOCO




Por estas fechas, hará dos años ya, decidí cambiar mi vida. Si, es un cambio de vida. Por entonces me levantaba a las 9:30, entraba a trabajar a las 10. Salía a las 13:30, comía, siestecita y de nuevo al trabajo hasta las 20:30. Después tomar algo o directo a casa para ver pasar otro día mas. Si había fútbol no me lo perdía. Todo era muy rutinario. Si que es cierto, preparaba la maratón de Zaragoza pero no perdía muchas horas en ello. Algo había que hacer o mi vida iba a ser una autentica rutina con pocas emociones.
Al terminar un libro que me regalaron por reyes, me dí cuenta que una persona joven, con 25 años, no podía dedicar su vida solo a lo que estaba haciendo por entonces. El libro en cuestión era "Donde esta el límite" de Josef Ajram. No conocía nada de esta persona pero si de la prueba Ironman y del triatlon. Al terminarlo, fue tal la motivación que experimente, que no dudé en intentar hacerlo. Todo esto se convirtió en un sueño, me trataron de loco, inconsciente, inmaduro y más adjetivos que no recuerdo ni quiero hacerlo. Por suerte no escuche esas voces y si las que me apoyaban incondicionalmente.
Así que a finales de agosto de 2012, entré en la web del Ironman de Lanzarote y me apunté. Pasé la VISA, es realmente caro, y empecé a pensar en conseguir ese objetivo marcado.
Iban pasando los días y me iba informando de todo lo que tenía que hacer y comprar para la preparación.
Sabía que me había apuntado a una prueba en la cual se nadan 3800 metros en el mar y yo no había nadado ni 10 metros en la piscina de casa, y que cuando entraba al mar, miraba alrededor a ver si había algún pececillo. Después tocaba coger la bicicleta durante 180 kilómetros. Si, esa que yo ni tenía ni había sobrepasado los 20 km con la de montaña y, para terminar, una maratón, la cual no había corrido nunca y mi distancia máxima recorrida era de 21 km.
Me marqué un entrenamiento muy especifico y estricto. Me apunté a un gimnasio y superé la barrera de ir 4 días y desapuntarse. La siesta del mediodía y los partidos de champions los había sustituido por salidas de bicicleta de 60 km y sesiones de natación de 2000 metros. Adquirí un compromiso y una fuerza de voluntad jamas vista en mí.
Pasaban los meses y el entrenamiento daba sus resultados. Me sentía realmente bien, de hecho creo que nunca estuve tan agusto y seguro conmigo mismo.
Llegó Lanzarote, mayo del 2013. Por novato me lleve el ostión de mi vida. Mordí el polvo y lo que parecía ser el final, se convirtió en el comienzo. Me levante, seguí los consejos de gente que me quiere y no hice caso de otros de gente que también me quiere. Volvieron a tratarme de loco cuando sabía que no lo estaba. Tuve que escuchar que me volvería a pasar lo mismo y no lo conseguiría. Menos mal que no tome ese camino. Ahora pienso, ¿y si los locos son ellos? ¿toda la vida haciendo lo mismo? - ¡No por favor! Que aburrimiento -.
Nada más llegar a Zaragoza me apunté al 70.3 de Lanzarote. Si, otra vez Lanzarote. Tenía que ser ahí. Creo que los miedos se superan enfrentándose a ellos. Si caíste en Lanzarote, intentalo otra vez ahí. Si no te gusta o se te da mal correr, sal a correr y a sumar kilómetros. Te superaras a ti mismo y te sentirás realmente bien.
Pase el verano entrenando y en Octubre conseguí terminar el 70.3 de Lanzarote.
Superé el miedo a marearme de nuevo en el mar y no solo fue eso. Nade más rápido que nunca.
Me quite una losa de encima y gane en confianza.
Así que decidí apuntarme al Ironman de Lanzarote de 2014. Me quede a poco el año pasado y esta vez con la experiencia ganada sabía que lo lograría.
Otro invierno de duros entrenamientos, no solo físicamente sino también mental. Tal vez entrené menos pero ese plus que me faltaba esperaba que me lo diera esa experiencia ganada.
En abril me probé en el 70.3 de Arenales y aunque sufrí, lo superé y gane moral de cara a Lanza. Nade en un mar picado, con olas que nos llevaban de lado a lado, y volví a superarme.
Y llegó Lanzarote. Lo más duro, en el lugar más duro. Objetivo logrado y finisher.
Ahora soy un Ironman, no estoy loco por que sueñe. Tuve que volver a explicarlo ya que aparecieron las voces y frases que me decían, - Ya ¿no? Ya esta hecho. Ahora ya lo dejas ¿no?-

¿Sabeis que les dije?

- Lo siento pero no, esto es parte de mi vida. Tengo sueños y quiero vivir así mi vida. Y tengo otro sueño, el cual ya ha comenzado. Ya estoy inscrito a el, no sé si será en 2015 o 2016. Ya no espero más, quiero que lo sepáis ya.



MARATHON DES SABLES

Desierto del Sahara, 250 kilómetros, 6 etapas.